uso seguro y responsable menores internet

Ayuda a tus hijos e hijas a hacer un uso seguro y responsable de Internet

Han nacido en plena era digital y manejan las nuevas tecnologías con una facilidad inusitada. Son capaces de utilizar cualquier dispositivo que tengan a su alcance para navegar por Internet con total soltura. 

Sin embargo, es fundamental que tus hijos e hijas hagan un uso seguro y responsable de la red. Estos son 7 comportamientos que has de tener en cuenta para las conexiones online de la población infantil y adolescente.

1. Acceder a Internet en compañía y con supervisión

Si no dejarías nunca que cualquier menor de corta edad saliera a la calle sin el acompañamiento de una persona adulta, tampoco permitas que abra la puerta al ciberespacio en solitario. Podría acceder a contenidos que no son en absoluto apropiados para su edad, o llevar a cabo acciones que acabarían pasándole factura.

La supervisión es crucial. Para ello, nada mejor que descargarle determinadas aplicaciones para el teléfono móvil, como las centradas en un uso exclusivamente educativo.

Prueba algunas opciones interesantes como Escribo en letras de imprenta, Respira, piensa, actúa y Niní aprende a contar, entre otras muchas.

2. Navegar con control por las páginas web

Nunca se sabe en qué páginas web pueden llegar a entrar o qué contenidos encontrarán en sus conexiones online. El control es clave.

Pero como no siempre podrás ejercerlo minuto a minuto, lo ideal es recurrir a filtros de control parental.

Ese es el caso de Secure Kids y Qustodio. Son solo dos ejemplos: existen otros muchos, con una amplia gama de características y que puedes consultar en nuestro listado de aplicaciones de control parental

Con este tipo de herramientas te asegurarás que los contenidos inapropiados quedan fuera de su vista, al tiempo que imposibilitan otras acciones, como las relacionadas con las compras no deseadas. ¡Te ahorrarás sorpresas desagradables!

3. Mantener el respeto a otras personas

La educación que reciben en la familia tiene un papel crucial. También cuando guarda relación con comportamientos inapropiados que encuentran escenario en Internet. Ese es el caso de los insultos, las faltas de respeto y otras actuaciones que pueden dar lugar a bullying.

En este caso no hay filtro ni app que frene el posible problema. La solución se encuentra en la educación que brindan las personas adultas, en saber transmitir a niños y niñas que ese comportamiento es inadecuado, en la calle y en la red, sin olvidar el hecho de que puede ser constitutivo de delito.

4. Promover el diálogo y la confianza con la familia

Si la comunicación entre las personas adultas de la casa y sus hijos e hijas es siempre importante, aún lo debería ser más cuando se trata del uso de las herramientas digitales. ¿Sabes quiénes son sus contactos en WhatsApp? ¿Con cuántas personas tiene amistad en Facebook? ¿Qué páginas web visita?

No se trata de espiar sus perfiles ni curiosear sus teléfonos móviles cuando se despisten. La confianza y la comunicación deben fomentarse desde el principio para conocer quiénes son sus amistades y a qué ámbito pertenecen, si guardan relación con los estudios, o las actividades extraescolares. El diálogo y la confianza mutua no pueden faltar.

5. Navegar con limitación de tiempo

Aunque dejar a su alcance cualquier pantalla sea tentador para que se entretengan, lo cierto es que ni el teléfono móvil ni ningún otro dispositivo son juguetes. No se debe dejar a niños, niñas ni adolescentes que los utilicen sin limitación de tiempo.

Lo ideal es establecer un consumo responsable, fijando una limitación horaria acorde a la edad de tus hijos e hijas.

Es un modo de evitar que acaben expuestos a riesgos que se derivan del uso excesivo de las tecnologías, como, por ejemplo, la adicción a las redes sociales, los problemas para conciliar el sueño y la baja autoestima.

No olvides que pasar demasiado tiempo online puede hacer que baje su rendimiento académico y su capacidad para concentrarse.

Puedes recurrir a Screen Time, una app que ofrece la posibilidad de establecer un determinado tiempo de uso por dispositivo y para distintas aplicaciones.

6. Atender a las configuraciones de privacidad

Es una de las primeras cuestiones que cualquier persona ha de tener en cuenta cuando utiliza Internet y las redes sociales. Y es aún más prioritaria en el caso de menores de edad.

Debes ayudarles a configurar la privacidad de sus publicaciones, pero también a que entiendan la importancia de cuidar los contenidos que comparten en la red.

Este control pasa por no hacer visibles fotos y publicaciones para todo el mundo, ni aceptar a personas desconocidas como amigos o amigas en sus perfiles. Trata de prevenir prácticas como el sexting y el grooming.

7. Acceder a la Red con formación e información

Hacer un buen uso de Internet es clave, pero para ello es necesario formarse e informarse previamente. Es un modo de prevenir posibles complicaciones. Conviene invitar a tus hijos e hijas a conocer tanto beneficios como riesgos de navegar por la Red, con el objetivo principal de promover un consumo responsable de las nuevas tecnologías. 

Recursos de utilidad para padres y madres

Existen, en la actualidad, diferentes recursos que pueden ayudarte a saber qué pasos dar cuando se trata con menores de edad y el uso que realizan de la red.

Ese es el caso de la Guía de mediación parental, editada por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital e Incibe, entre otros organismos. La publicación se centra en propiciar un uso seguro y responsable de Internet, ofreciendo pautas a padres y madres.

La Junta de Andalucía dispone, asimismo, de recursos que pueden serte de gran utilidad. No dejes de recurrir a Andalucía Compromiso Digital, su catálogo de servicios de formación y las guías que han ido viendo la luz a lo largo de los últimos años. Lo mismo puede decirse de la red pública Guadalinfo.

Visita también IS4K, Internet Segura for Kids, con su catálogo de herramientas de control parental y otros recursos de interés, y el proyecto Aula de Futuro, promovido por el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado, que pone a disposición del público distintos recursos y organiza eventos con el fin último de que los niños, las niñas y adolescentes utilicen Internet de manera segura.

En suma, el uso seguro de la red y los comportamientos nocivos en ella por parte de los más jóvenes pueden evitarse. ¿Las claves? Fundamentalmente dos: supervisión e información.