Qué es Twitch

Qué es Twitch: guía para familias

Si tienes menores en casa a quienes les apasionan los videojuegos, seguramente hayas visto que pasan horas frente al ordenador viendo transmisiones en streaming (vídeos en directo) en los que famosos streamers (quienes los retransmiten) comentan distintos juegos en una plataforma llamada Twitch.

Esta actividad puede ser un entretenimiento como otro cualquiera pero, como con todo lo que ocurre en internet, es necesario estar al tanto del uso que le dan niñas y niños para evitar peligros. ¿Qué sabes de esta famosa plataforma que arrasa entre la juventud? ¡Adentrémonos en Twitch!

Twitch: qué es, para qué sirve y qué contenido ofrece

Twitch es una plataforma gratuita de vídeo en streaming creada en el año 2011. Aunque la mayoría de creadores de contenido registrados se dedican a los videojuegos, cada vez hay más canales que ofrecen otro tipo de contenido: música, comida, deporte, etc.

Según datos oficiales, Twitch cuenta con más de 17,5 millones de personas conectadas al día, siendo la plataforma online a través de la cual se consume mayor contenido gaming (de juegos).

¿Cuáles son la claves del éxito de Twitch?

  • Permite ver el desarrollo de una actividad en directo, consumir información en vivo.
  • Posibilidad de interactuar con otras personas con similares gustos e intereses en tiempo real.
  • También permite hablar con gamers que están retransmitiendo, haciéndoles preguntas y sugerencias por un chat en directo.

Su funcionamiento es sencillo, cualquiera con una cuenta de correo electrónico puede registrarse a través de la página web twitch.tv, estableciendo un nombre de perfil y contraseña. Sin embargo, no es necesario tener una cuenta para ver el contenido de Twitch. Simplemente entrando en la web (desde un ordenador portátil, móvil o incluso desde consolas) se puede acceder al contenido disponible. Aunque, para acceder a ciertas funcionalidades, como seguir a otras personas y canales o participar en las conversaciones del chat, sí es necesario crear una cuenta.

Como hemos comentado, el uso de Twitch es gratuito, aunque existe un servicio de suscripción llamado Twitch Prime Gaming, que te permite disfrutar de ventajas como conseguir juegos gratis, acceso a contenidos específicos, uso de emoticonos exclusivos o la posibilidad de personalizar el chat. 

Cómo conseguir que tus hijas e hijos hagan un consumo responsable en Twitch

Ahora que ya conocemos un poco mejor la plataforma, veamos cómo podemos hacer que los niños y niñas disfruten de ella de una forma segura:

  • Contenido. La mayor parte del contenido que ofrece Twitch es sobre videojuegos, así que se puede ver cualquier cosa relacionada con ellos. Actualmente la plataforma no ofrece la posibilidad de filtrar por edad para acceder a categorías específicas, por lo que niñas y niños podrían visualizar material no recomendado para su edad.

Sin embargo, sí existen ciertos canales que utilizan etiquetas como la de “apto para familias” que bloquean contenido destinado a un público adulto. Además, la plataforma tiene unas estrictas normas sobre contenido sexual, así como moderadores que se encargan de que se cumplan.

  • Edad mínima. Twitch establece en 13 años la edad mínima para poder acceder a su contenido, además, recomienda que desde esa edad hasta los 18 años, el contenido se visualice bajo la supervisión de una persona adulta.

Si bien es cierto que para realizar el registro Twitch pide ingresar una fecha de nacimiento, esta puede falsearse fácilmente, pues la plataforma no pide ningún tipo de autenticación.

Si realizas el visionado de un vídeo con tu hija e hijo y, antes de iniciarlo, aparece una advertencia de contenido inapropiado, sabrás que es mejor evitar ese canal.

  • Control parental. No existe una forma de bloquear contenido dentro de Twitch. Sin embargo, sí puedes utilizar aplicaciones móviles gratuitas para evitar que tus hijas e hijos vean contenido indeseado. Algunas de ellas son: Kids Place (para Android) y Confidant (para iOS, es decir, móviles de Apple). Las videoconsolas también ofrecen la opción de activar el control parental dentro de su propia configuración.
  • Limitar el tiempo. La plataforma no permite limitar el tiempo que se pasa en ella. Una buena forma de conseguirlo es establecer un horario semanal o mensual en el que las niñas y niños puedan dedicar una parte de su tiempo libre a Twitch, según estime oportuno cada familia.
  • Hablar con personas desconocidas. Una de las principales características de Twitch es la presencia de un chat en directo en cada retransmisión. Si bien esto permite a las personas comunicarse, intercambiar opiniones o hablar de aficiones e intereses comunes, puede incitar a que niñas y niños entren en contacto con personas desconocidas.

Una forma de evitarlo es dedicar algo de tiempo a investigar los canales y las personas cuyo contenido suelen visualizar, para asegurarse de que es el apropiado. En caso de detectar que no lo es, existe la posibilidad de ocultar chats, así como de bloquear a otras personas.

  • Pagos. Durante las emisiones, hay streamers que piden donaciones a quienes están siguiendo la retransmisión para el mantenimiento de su canal y poder seguir creando contenido. Esta especie de regalo virtual se conoce como bit.

Es aquí cuando debemos poner especial atención para asegurarnos que nuestras hijas e hijos no accedan a esta opción. Aunque es algo que no debería preocupar en exceso, pues para realizar un pago deberán contar con una tarjeta de crédito o una cuenta de PayPal a la que, en teoría, no tienen acceso.

Streamer, una nueva profesión en alza

Muchas personas se preguntarán “Pero, ¿realmente esto es una profesión?”. La respuesta es sí. La irrupción de plataformas como Youtube o el propio Twitch ha supuesto un cambio en el mundo laboral, impulsado por la acelerada digitalización en la que vivimos. Por eso, cada vez son más las niñas y niños que desean dedicarse a ello, ganándose la vida transformando su afición en profesión.

Tal es así que, según datos de la XIII Encuesta de Adecco a la pregunta “¿Qué quieres ser de mayor?”, la profesión de youtuber aparece como la cuarta más deseada para los casi 2.000 niñas y niños españoles encuestados de entre 4 y 16 años.

Entonces, ¿debemos animarles a dedicarse a ello? Ante todo, madres y padres deben ser un apoyo siempre, si la pasión de nuestras hijas e hijos es convertirse en youtuber o streamer, debemos respetar que puede ser una profesión más como otra cualquiera. 

Lo que sí es importante es transmitirles la idea de que alcanzar el éxito y la fama requieren esfuerzo, estudio, respeto, dedicación y responsabilidad. Todos ellos valores fundamentales para formar parte del mercado laboral, sea cual sea la profesión que elijan.