pautas frente al acoso en internet

Aprende a actuar frente al acoso en la red: pautas que te ayudarán

Los niños y niñas que se adentran en Internet pueden encontrar en ella de todo: información, amistades, juegos… Pero también se exponen a cruzarse con personas desaprensivas o contenidos inapropiados.

Si están sufriendo algún tipo de acoso en las redes, las siguientes líneas pueden serte de ayuda para saber cómo actuar.

¿Qué riesgos existen en Internet?

La Red es un entorno caracterizado por el anonimato. Bajo este manto se cometen comportamientos abusivos o de acoso con relativa facilidad.

Garantizar que la población más joven está preparada para enfrentarlos y ahorrarle situaciones desagradables es fundamental.

El primero de los riesgos más frecuentes en Internet es el ciberacoso. Se trata del acoso que tiene lugar a través de dispositivos digitales, como móviles, ordenadores o tabletas.

Puede producirse de múltiples maneras. Quizás son mensajes de WhatsApp con amenazas o burlas, mensajes en otras aplicaciones, o en las redes sociales. También se da en los foros o en los chats de los juegos multijugador.

Otro que debes conocer por su peligrosidad para la infancia es el grooming. ¿En qué consiste? Es un tipo de acoso en el que una persona adulta contacta con niños y niñas o adolescentes con fines sexuales. 

En un primer momento, la relación que se pretende entablar es de amistad, pero en cuanto se gana la confianza de la víctima comienza a hacer peticiones obscenas, como el envío de fotos o vídeos de los genitales. 

Su peligrosidad reside en que las personas que cometen ciberacoso simulan tener la misma edad de la víctima, lo que simplifica el primer contacto, y termina por aislar a su víctima con todo tipo de amenazas. El secretismo es algo que estas personas buscarán activamente.

Junto a estos, otro riesgo que pueden encontrar los menores, y que es recomendable que vigiles, es el bullying. Este no solo se manifiesta en la vida real, sino que también se expande a la red y a las aplicaciones móviles. 

Se trata de un tipo de acoso agresivo no deseado entre niños y niñas en edad escolar. Este tipo de situaciones pueden darse durante años, y afectan muy negativamente al estado emocional de la víctima.

Se realizan humillaciones y burlas que, en algunos casos, llegan a ser públicas. Y el uso de dispositivos electrónicos agrava estos comportamientos y los saca de los centros educativos.

¿A qué otros riesgos están expuestos los menores? Seguro que te estás haciendo esta pregunta. Uno de los más inocentes, al menos cuando empiezan a adentrarse en la red, es tan simple como compartir información personal

Esto es peligroso, ya que esta puede caer en manos de la persona equivocada e iniciar un problema de acoso o hacer que reciba burlas. También podría gastar dinero sin control en páginas de juegos o apuestas, algo que debes evitar.

Consejos y pautas para actuar ante el acoso en la red

Para hacer frente a estos riesgos, tienes a tu alcance una amplia variedad de herramientas. El objetivo es prevenir y mantener informados a los niños, niñas y jóvenes sobre los peligros de la Red, pero evitando alarmarles. Así se divertirán de forma segura.

  • Crear normas de uso. Prohibir el uso de Internet no es una opción recomendable, ya que en los tiempos que corren esta es una competencia a desarrollar. Por tanto, procura establecer unas normas para que tus hijos e hijas naveguen seguros. Fijar un horario, limitar determinados contenidos o supeditar su acceso a completar determinadas tareas son buenas opciones.
  • Acompañarles. Esta es una forma sencilla de enseñarles algunas medidas de seguridad. Utiliza la red con ellos y ellas para que vean qué sitios son seguros o cómo utilizar las páginas sin problemas. Así aprenden con facilidad y sin ningún tipo de impedimento. Desarrollarán una curiosidad sana, y tendrán las herramientas necesarias para reducir riesgos.
  • Supervisión. Es una forma de complementar la pauta anterior. No se trata de que revises qué páginas han visitado, sino de hablar con tranquilidad de sus experiencias. Interésate por lo que están haciendo, las amistades que han encontrado, y coloca el ordenador en un lugar de paso. Así podrás revisar su comportamiento sin molestar.
  • Hablar de los peligros de la red. No tienes por qué ocultarles los riesgos de Internet. Explícales qué tipo de información les espera, cómo se comportan las personas o qué sitios no son seguros. Incide en que no envíen datos personales a nadie y que respeten a los demás, en especial en los videojuegos y foros.
  • Hacer que sean conscientes de que les ayudarás. Es recomendable que respondas cualquier duda que planteen, y que muestres tu disposición a echarles una mano. En algunos momentos pueden sentir agobio o encontrarse sin rumbo, por lo que tendrás que saber guiarles para que no acaben en páginas de mala reputación o potencialmente peligrosas.

¿Cómo actuar frente a casos de ciberacoso?

De entre todos los peligros mencionados, el grooming es el que entraña más riesgos potenciales. Esto no quiere decir que no haya que tomarse en serio los demás. Hay que actuar con rapidez y precaución en todos los casos.

La primera medida a tomar una vez seas consciente de que el grooming se está dando es no borrar los contenidos de las conversaciones. Realiza copias o capturas para no perderlas. Quizás te parezca doloroso o repugnante, pero son pruebas fundamentales para presentar en una futura denuncia.

Una vez hecho esto, bloquea el perfil que está acosando al niño o niña. Si optas por denunciarlo a la plataforma que usa, es posible que se tardase en actuar demasiado. Sin embargo, ten en cuenta que es probable que esa persona se haga otra cuenta para seguir atacando.

Cuando te hayas asegurado de que existe grooming, denúncialo ante la Policía o la Guardia Civil. Este es el último paso. Ten una cosa por segura: en estos casos no hay que actuar con vergüenza, y es necesario apoyar a la víctima en todo momento. 

Al fin y al cabo, no ha hecho nada malo que se le pueda recriminar. La información que hayas recabado será suficiente como para que los equipos informáticos de las fuerzas del orden puedan atrapar al acosador o acosadora.

Precaución y educación frente al acoso

Como ves, el acoso en la red puede manifestarse de múltiples formas, y ser desde algo molesto a extremadamente peligroso. No te lo tomes a la ligera, y mantente siempre alerta para evitar que tus hijos o hijas lo sufran.

La educación que reciben menores y adolescentes es un factor clave para que puedan eludir este tipo de situaciones y, al mismo tiempo, no ejerzan estas presiones sobre ningún niño o niña, sea cual sea su condición. 

En esa labor educativa, padres y madres tienen a su alcance recursos como el teléfono de ayuda en ciberseguridad de Incibe (017), así como un área específica sobre seguridad digital denominada Internet Segura for Kids.