nuevas tecnologías y objetivos de desarrollo sostenible

Las nuevas tecnologías y los Objetivos de Desarrollo Sostenible aterrizan en las aulas

La educación afronta retos a los que le apremia dar respuesta. Entre ellos destacan las nuevas tecnologías, cuyo avance no tiene freno, y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), cruciales para el planeta.

La enseñanza no puede ser ajena a lo que sucede en la sociedad. La revolución tecnológica que ha dado lugar a una era digital debe tener su fiel reflejo en ámbitos como la formación. 

Y si esa misma sociedad vive una crisis medioambiental, también habrá de abordarla con el objetivo de sensibilizar a la comunidad educativa sobre el problema y hallar soluciones; las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) ayudarán en ese empeño. 

Ambas perspectivas están unidas. De hecho, se necesitan irremediablemente para llegar a buen puerto.

Pero, ¿el alumnado sabe sacar partido a los recursos que les ofrecen Internet y las herramientas digitales? ¿Está suficientemente sensibilizado para actuar de manera proactiva a la hora de promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible? Es el momento de que conozcas la respuesta a estas preguntas. ¡No tienes más que seguir leyendo!

Las TIC, aliadas del desarrollo sostenible

Las tecnologías de la comunicación avanzan a una velocidad mucho mayor de la que los centros de enseñanza pueden aplicar para integrar esas novedades en sus clases. 

Si las tecnologías no se integran en la enseñanza, tampoco se podrá abordar con todas las garantías la educación para el desarrollo sostenible.

No debes olvidar que las TIC van de la mano de la planificación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y son fundamentales, por ejemplo, a la hora de reunir datos para proyectos vinculados a la naturaleza.

Resultan, igualmente, claves cuando se trata de construir entornos de aprendizaje más innovadores, que contribuyan a motivar al alumnado. 

Ese es el caso de los espacios virtuales, en los que existe la posibilidad de interactuar con otras personas de cualquier región o país. 

Si la crisis ambiental que azota al mundo urge a llevar a cabo una búsqueda de soluciones con la implicación de toda la comunidad internacional, las tecnologías de última generación serán sus aliadas.

Por eso los gobiernos se esfuerzan por conseguir que la tecnología se abra paso en la educación. Promueven su expansión, tanto en las ciudades como en los pueblos por muy recónditos que sean. 

La banda ancha se extiende, al tiempo que se trata de capacitar a todos los sectores de población en el uso de las TIC, especialmente entre los agentes de la comunidad educativa -docentes, estudiantes y familias-.

La adopción total y efectiva de estas tecnologías permitirá abordar con éxito los retos que contiene la Agenda 2030 e, incluso, acelerar su cumplimiento. 

El universo digital ofrece infinidad de oportunidades que aún no has llegado a descubrir.

Educar mirando hacia los ODS

Es en este contexto en el que surgen también los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un total de 17 retos que deben alcanzarse de cara al año 2030

Entre estos se incluyen algunos referidos a la adopción de medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos, otros vinculados a la gestión sostenible de los bosques, luchando contra la desertificación, y también relacionados con la promoción del crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, junto al empleo pleno y productivo.

Introducir estos objetivos en las aulas contribuirá a que el alumnado tenga un sentimiento crítico y se implique con el problema y su solución

No tiene que sentirse como parte del público, sino asumir una actitud activa mediante el desarrollo de experiencias que tengan su reflejo en la práctica. 

Las TIC serán, sin lugar a dudas, una vía para lograrlo. Algunos centros educativos ya desarrollan actividades de este tipo desde hace décadas. 

Tal vez hayas oído hablar de limpiezas de zonas contaminadas, del examen de la costa mediante la recogida de muestras de agua, y de otras investigaciones que se producen en el ámbito local, involucrando a varios colegios y entidades, públicas y privadas. La tecnología facilitará llevar a cabo estas prácticas.

Contagiar ese mismo espíritu a otras comunidades educativas contribuirá a sumar esfuerzos de cara al avance en el cumplimiento de los ODS. 

Es en el colegio donde la infancia y la juventud tienen ocasión de concienciarse, y por eso, como en el caso del uso de las nuevas tecnologías, la implicación del personal docente es clave para conseguir que la sensibilización cale y tenga su reflejo en la sociedad. 

Si las nuevas generaciones asumen desde una edad temprana su cuota de responsabilidad a la hora de cuidar del medio ambiente, cuando lleguen a la edad adulta su implicación será mucho mayor

Se sentirán parte del problema y, en consecuencia, se centrarán en encontrar el modo de solucionarlo, además de trabajar en su prevención para evitar que se agrave.

Los expertos calculan que la mitad de la población del planeta no tiene acceso a Internet.

Es vital que la conectividad llegue a los enclaves que puedan considerarse más marginales. De lo contrario, se quedarán fuera de un futuro que requiere aunar esfuerzos.

En suma, los retos de educar tanto en nuevas tecnologías como en los ODS son prioritarios, dada su estrecha relación para reducir diferencias entre personas y territorios

Y no es el único punto en el que coinciden. Los avances tecnológicos y los cuidados medioambientales son el camino, la vía que permite inculcar estos valores para avanzar hacia un futuro que se presenta realmente optimista y prometedor.