niñas tic stem

El futuro de las niñas está en las TIC y las STEM

Los estudios relacionados con ciencias, matemáticas, tecnología e ingeniería, conocidos como materias STEM, han estado vinculados tradicionalmente a los hombres.

Un sector en el que poco a poco surgen más figuras femeninas, aunque todavía queda mucho camino por recorrer.

Las áreas relacionadas con las STEM y las TIC son la punta de lanza del desarrollo tecnológico, de la innovación, y además ofrecen buenas perspectivas laborales.

Así que, ¿por qué no animar a las más pequeñas a desarrollarse en estas especialidades?

Beneficios de estudiar las STEM y las TIC para las niñas

Fomentar el interés por estos estudios en las niñas es crucial para su futuro profesional. Ten en cuenta que su peso no va a dejar de crecer en los próximos años.

Pero lo más significativo de las STEM y las TIC son los beneficios que aportan a las jóvenes.

Para empezar, con ellas aprenden a trabajar en grupo, una habilidad que van a necesitar para avanzar en la vida.

A la hora de afrontar cualquier proyecto, será fundamental contar con un equipo humano que se comunique, que genere ideas y que ofrezca soluciones certeras.

Así aprenderán, poco a poco, a exponer sus puntos de vista, a no tener miedo a hacerlo e, incluso, a tener confianza en sí mismas. ¡Algo que merece la pena!

Otro beneficio que debes tener en cuenta es que ambas áreas contribuyen a fomentar el pensamiento crítico, en especial las STEM.

Buena parte de los avances científicos y técnicos nacen a raíz de preguntas. Estas surgen al contemplar el funcionamiento de la naturaleza, o al comprobar que otros planteamientos tienen errores.

Conseguirán desarrollar su capacidad de razonamiento, de autocrítica, y será difícil que se vean atrapadas por ideologías que nublen su criterio.

También contribuyen a potenciar su curiosidad, un rasgo vital en un mundo tan competitivo como el actual. Esta cualidad lleva a las personas a ahondar en los sucesos que ven, en los temas que les apasionan o, simplemente, a dejarse llevar por temas de su interés para saciar su tendencia natural.

En el caso de las niñas, es fundamental que les ayudes a desarrollar esta característica. Así verán la realidad con otros ojos a lo largo de su vida, y nada les parecerá aburrido.

Por otra parte, algo que pasa desapercibido de estas áreas del conocimiento es que te enseñan a conocer las implicaciones del riesgo y a manejarlo.

La experimentación siempre conlleva una cierta incertidumbre: ¿será cierto o no lo que se intenta comprobar? Aprender a sobrellevar la aversión a ir más allá es una de las claves del éxito, pero más importante es saber gestionarla.

No se trata de que las pequeñas sean temerarias, sino de que conozcan cómo evaluar los riesgos de sus decisiones. Además, descubrirán de primera mano la forma de aplicar una idea a la realidad.

Esto no solo les servirá para aventurarse en el mundo de las STEM o las TIC, también las ayudará a guiarse en una realidad como la actual.

Con todo esto su autoestima se mantendrá estable a lo largo de los años, algo que no puedes dejar pasar por alto.

La seguridad en sus capacidades y habilidades es crucial para su desarrollo personal y profesional. Lo contrario la llevaría a dudar continuamente, o a tener miedo tanto de innovar como de exponer sus ideas con libertad.

Por tanto, cimentar la vocación por estudiar estas áreas, tradicionalmente masculinas, las dotará de una potente herramienta personal.

Por último, conocerán la tecnología desde pequeñas, lo que les facilitará adaptarse a los descubrimientos que se vayan dando sin mayores dificultades. Si expones a tus hijas a los nuevos avances, es muy probable que tengan interés en el futuro por ellos.

Así, es muy posible que orienten su carrera estudiantil y laboral hacia las STEM o las TIC. ¡Incluso puedes estar ayudándoles a desarrollar su vocación!

¿Cómo mejoran las TIC y las STEM la empleabilidad de las niñas?

Esta es una pregunta clave, ya que es un aspecto de gran importancia tanto en el presente como de cara al futuro. La mejora principal reside en el conjunto de habilidades que desarrollarán.

Como has visto, estas habilidades incluyen, entre otras, destrezas para trabajar en equipo, manejar el riesgo, potenciar la confianza en sí mismas o fomentar el pensamiento crítico. ¿Y cómo les afecta esto?

  1. En primer lugar, dispondrán de herramientas muy potentes para abrirse paso en el mercado laboral. Las empresas actuales suelen demandar profesionales con estas habilidades y aptitudes, así que partirán en una buena posición a la hora de encontrar un trabajo.
  2. Junto a esto, la ingeniería, las diferentes ciencias y la informática seguirán teniendo un gran peso en la economía. La digitalización no ha hecho más que empezar, por lo que aún queda mucho por construir, nuevas ideas que llevar a la realidad y todo tipo de aplicaciones que no es posible conocer en la actualidad. Alguien tendrá que realizar este trabajo, ¿no crees?
  3. También dispondrán de las competencias necesarias para aprovechar el entorno digital. Ten en cuenta que los trabajos más novedosos y con mayor demanda van a estar relacionados con él. No tendrán problemas a la hora de aceptar estos empleos, que estarán presentes en todo tipo de sectores: podrán trabajar tanto desarrollando un programa informático como asesorando en materias de marketing digital.
  4. Al cultivar estas competencias y habilidades desde la infancia, podrán competir en igualdad de condiciones, lo que contribuirá decisivamente a reducir la brecha de género. Además, su presencia en estos campos conseguirá introducir nuevos puntos de vista de los cuales se podrá beneficiar toda la humanidad. Solo hay que utilizar las estrategias adecuadas para que las niñas accedan sin trabas a ellas.

Un camino por recorrer desde la infancia

Las niñas educadas desde hoy en estas materias estarán más preparadas para entrar en el mercado laboral del mañana; solo hay que alentarlas en la dirección adecuada.

Sin embargo, ten en cuenta que no hay razón para obligarlas: solo se trata de buscar los incentivos pertinentes para despertar su interés.

Aún queda un camino largo, que hay que recorrer poco a poco. El interés de las niñas por las STEM y las TIC debe trabajarse desde la infancia, plantando la semilla para que germine en su vida adulta.

Las habilidades que adquieran con el paso del tiempo les ayudarán a abrirse paso, a competir sin problemas y a prosperar en igualdad.