Desconexión digital

¡Desconéctate! Consejos para un uso saludable de la tecnología

Septiembre ya está aquí y las vacaciones quedaron atrás. Volvemos al cole, al trabajo… ¡y también a las pantallas! Muchas personas vuelven a usar ordenadores y otros dispositivos móviles durante bastantes horas al día solamente para realizar su trabajo. A este tiempo hay que sumarle el que dedicamos al ocio y la reactivación de relaciones sociales tras el verano en el entorno digital (redes sociales, aplicaciones de mensajería instantánea, plataformas de contenidos audiovisuales, etc.). La actividad digital de menores y jóvenes también aumenta este mes con el inicio de las clases para realizar los deberes y acceder a contenidos educativos.

Ante esta situación, cabe plantearse: ¿estamos haciendo un uso saludable de las nuevas tecnologías? ¿Somos capaces de aprovechar bien el tiempo que pasamos delante de la pantalla? ¿Y el que queremos dedicar fuera del entorno online?

Dedicamos este artículo a la desconexión digital, incluyendo consejos muy útiles para toda la familia.

¿Qué es la desconexión digital?

Durante el pasado año, tras los cambios en el entorno laboral y el auge del teletrabajo a causa de la pandemia de la Covid-19, hemos escuchado muchas veces el concepto de desconexión digital y el derecho que tienen a ella las personas empleadas.

Sin embargo, este derecho nada tiene que ver con las medidas adoptadas para combatir la situación sanitaria, sino que ya se recogía hace unos años en la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

Básicamente, el derecho a la desconexión digital es el derecho que tienen las personas empleadas a no atender comunicaciones digitales relacionadas con el trabajo fuera de su horario laboral. Esto incluye medios como videollamadas, correos electrónicos o sistemas de mensajería instantánea (a través de WhatsApp, Telegram, etc.). Reconociendo este derecho, se pretende respetar no solo el tiempo de descanso diario o vacaciones; sino también la intimidad personal y permitir la conciliación familiar.

Pero la desconexión digital no es solo necesaria en lo que respecta al trabajo, sino también en nuestro tiempo libre y de ocio. Un uso excesivo de las pantallas puede acarrear problemas de salud, como afecciones de visión o alteración de los ciclos del sueño. Por suerte, mejorar esta situación está en nuestras manos con pequeños gestos diarios. Y, curiosamente, la tecnología sale al rescate. Sigue leyendo y… ¡a desconectarte!

Consejos para un uso saludable de la tecnología

Hay muchas cosas que puedes hacer para reducir el uso de las pantallas, y también para optimizar el tiempo que pasamos delante de ellas. Por aquí os dejamos algunos consejos:

Piénsatelo dos veces antes

Puede parecer una obviedad, pero uno de los principales motivos por lo que usamos tanto las pantallas (sobre todo las de nuestros teléfonos móviles) es porque lo hacemos como un gesto involuntario. Solo conociendo el tiempo que invertimos utilizando estos dispositivos podremos ser conscientes de los minutos en los que los utilizamos innecesariamente.

Por suerte, nuestros propios teléfonos nos dan esa información. En el caso de Android, encontrarás una función llamada “Bienestar digital” en la sección de Ajustes de tu smartphone. Para móviles con sistema operativo iOS, esta funcionalidad se llama “Tiempo de uso”, también en la sección de ajustes. Compruébalo, ¡seguro que te sorprenderá!

Desactiva las notificaciones

Muchas de las notificaciones de nuestros teléfonos nos avisan de temas importantes y urgentes. Pero otras muchas funcionan tan solo como reclamo para que vuelvas a utilizar una aplicación. Por eso, nuestro consejo es que desactives todas aquellas que realmente no sean importantes o interesantes para ti. De esta manera, solo utilizarás determinadas aplicaciones cuando tú lo decidas.

Modo… ¡descanso!

Los smartphones también permiten configurar algunos aspectos que te pueden ser muy útiles, como el “Modo descanso”, con el que podrás definir una hora en la que el teléfono entra en modo “No molestar”.

Este modo es a su vez configurable, pudiendo establecer si quieres dejar de recibir notificaciones, alarmas, llamadas… ¡define lo que quieres recibir!

Menos brillo, mejor vista

El brillo de las pantallas de los smartphones, unido a la cercanía con la que a veces las miramos, pueden dañar tu vista. Una pantalla completamente iluminada nos obliga a entrecerrar los ojos y que estos se tensionen. Por eso, es aconsejable mantener el brillo al mínimo o activar el modo de brillo automático, con el que la pantalla regularála cantidad de luz que emite en función de la luz ambiental. También es recomendable no usar el móvil en lugares con oscuridad total, mejor que haya algo de luz.

Otro consejo para cuidar tu vista es levantar la mirada de vez en cuando y mirar a un punto lejano durante al menos 30 segundos.

Aprovecha tu tiempo

Hay momentos en los que no podemos separarnos de la pantalla, queramos o no. El trabajo, la investigación y el estudio requieren que estemos casi permanentemente conectados. ¿Qué hacer en estos casos?

Te recomendamos utilizar algún programa o aplicación que te ayude a optimizar el tiempo que le dedicas a cada tarea. En internet podrás encontrar una gran variedad de software de gestión del tiempo y aumento de la productividad, muchos de ellos gratuitos y muy fáciles de usar. Algunos recomendables son Asana, Trello, Tmetric o Todoist.

Con ellos, podrás saber cuáles son tus tareas y cuánto tiempo le dedicas a cada una de ellas. Organizar las tareas diarias nos ayudará a centrarnos mejor en cada una de ellas y sacar mayor partido a nuestra jornada de trabajo y estudio, evitando malgastar un tiempo valioso.

No te pierdas este artículo si buscas aplicaciones para tenerlo todo a mano.

O apúntate a nuestro curso Aplicaciones en la nube para mejorar tu productividad y conviértete en todo un profesional en la materia.

Disminuye el uso de redes sociales

Según el informe “Digital 2021”, elaborado por Hootsuite y We are Social, el 80% de los 47 millones de usuarios y usuarias de internet en España dedica una media de 2 horas al día a las redes sociales (lo que supone un tercio del tiempo que pasamos de media navegando en la red).

Con estos datos, a nadie se le escapa que las redes sociales acaparan una gran parte de nuestra vida diaria. Puedes comprobar directamente cuánto tiempo pasas en las redes sociales con las herramientas que hemos explicado más arriba y reducirlo con las recomendaciones que te hemos dado. Y si estas medidas no son suficientes, no te pierdas el último consejo.

Ayuda a tu fuerza de voluntad

Si a pesar de ser consciente de que necesitas “desconectarte”, no te sientes capaz de despegarte de la pantalla, la tecnología sale al rescate.

En internet encontrarás una gran variedad de aplicaciones que bloquean las aplicaciones que más usas, como por ejemplo, AppBlock, disponible para iOS y Android. Con esta aplicación, podrás bloquear de manera independiente todas las aplicaciones de tu móvil. Tú defines el tiempo en el que no podrás acceder a estas apps, ya sea para permitirte concentrarte en el trabajo o las clases o para disfrutar del mundo fuera de la pantalla.

Como ves, la desconexión digital no es solo un derecho, sino casi un deber si quieres cuidar tu salud y la calidad de tu tiempo. ¿Te animas a poner en práctica los consejos que te hemos dado?