Mejorar las competencias digitales básicas

Cómo mejorar tus competencias digitales básicas de forma sencilla

La irrupción de las nuevas tecnologías ha supuesto un gran reto para muchas personas que han tenido que aprender a utilizarlas e incorporarlas no solo en su vida personal, sino también en el ámbito laboral. El conocimiento y la experiencia en el uso de estas tecnologías es imprescindible hoy en día para la mayoría de trabajos; pero no todo el mundo cuenta con los recursos necesarios para desarrollar sus competencias digitales básicas. 

Según la definición del Consejo Europeo “la competencia digital implica el uso seguro, crítico y responsable de las tecnologías digitales para el aprendizaje, en el trabajo y para la participación en la sociedad, así como la interacción con estas”. En nuestro artículo de hoy te damos algunos consejos y pautas para que conozcas mejor cuáles son y cómo adquirirlas.

¿Qué beneficios te aporta desarrollar tus competencias digitales básicas?

Como decíamos, vivimos en una sociedad digital en la que es imprescindible alcanzar unos estándares mínimos de competencias y habilidades para poder desarrollarnos plenamente dentro de ella. Conociendo y mejorando nuestras habilidades digitales seremos capaces de valorar las fortalezas y debilidades que pueden ofrecernos las tecnologías.

Conozcamos qué beneficios aportan las competencias digitales:

  • Mayor productividad y ahorro de tiempo. El uso de distintas herramientas tecnológicas te ayuda a mejorar la productividad, tanto en tareas personales como laborales, así como a realizarlas en menor tiempo, haciendo que tu trabajo sea más productivo. Por ejemplo, saber utilizar un ordenador correctamente te permite trabajar más rápido y eficazmente que si no supieras hacerlo.
  • Mejora de la autonomía. Disponer de los conocimientos suficientes sobre la tecnología necesaria para desarrollar tu trabajo te convierte en una persona mucho más autónoma y eficaz, pues, al saber solucionar directamente los problemas simples que puedas encontrar en el día a día, no necesitarás depender de la ayuda de otras personas.
  • Conexión con el mundo. El manejo de las numerosas herramientas que pone a tu disposición la tecnología es imprescindible hoy en día para comunicarte de forma fácil e inmediata con cualquier persona del mundo a través de: redes sociales, correo electrónico, aplicaciones de videollamadas, etc.
  • Oportunidades laborales. Hoy en día, para casi cualquier puesto de trabajo, las empresas demandan un cierto nivel de competencias digitales como conocimientos informáticos básicos, uso de aplicaciones de trabajo en línea, herramientas de reuniones grupales online o gestión de información en la nube.  Según las palabras de Andrus Ansip, vicepresidente de la Comisión Europea en una entrevista para la revista Mercado Único Digital, “en un futuro próximo, el 90% de los trabajos –en carreras como ingeniería, contabilidad, enfermería, medicina, arte, arquitectura, y muchas más– requerirán algún grado de habilidades digitales”.
  • Adaptación a los cambios. La tecnología avanza a un ritmo constante e imparable y la forma en la que conocemos el mundo lo hace con ella. Por eso, es muy importante tener una buena capacidad de adaptación a los cambios. El conocimiento y el uso de las competencias digitales y tu predisposición para seguir aprendiendo te ayudarán a seguir avanzando hacia el futuro.

¿Qué habilidades digitales ponemos en práctica en el día a día?

Como hemos visto, la mayoría de trabajos y aspectos de nuestra vida en la sociedad digital en la que vivimos, requieren del conocimiento de unas habilidades digitales básicas, ¿cuáles son?

  • Búsqueda de información. Saber utilizar un motor de búsqueda online. Ser capaz de saber qué información se quiere buscar, utilizar un navegador para ello y filtrar la información que te convenga.  Por ejemplo, ¿sabrías utilizar Google para hacer una búsqueda de información?
  • Uso del correo electrónico. Utilizar un gestor de correo electrónico (Gmail, Thunderbird, Outlook, etc.) para poder comunicarte con otras personas, bien en el ámbito laboral o en el personal. Por ejemplo, ¿sabrías escoger un gestor de correo electrónico, crear una nueva cuenta y enviar un email?
  • Compartir archivos. Saber compartir contenido multimedia a través de herramientas digitales con otras personas. Por ejemplo, ¿sabes enviar y descargar fotos por WhatsApp? ¿Y empezar una nueva conversación con un contacto de tu agenda del móvil?
  • Gestión de datos. Ser capaz de procesar, organizar y ordenar información digital. Por ejemplo, cuando descargas una imagen de Internet en tu ordenador, ¿sabes dónde se guarda? ¿Tienes copia de seguridad de tus archivos?
  • Interacción. Conocer, comprender y saber utilizar distintos medios sociales como Facebook, Instagram o WhatsApp para interactuar con otras personas de tu entorno. Por ejemplo, ¿tienes una cuenta en alguna red social? ¿Sabes cómo crearla? ¿Cómo se publica un mensaje junto a una imagen para que la vean tus contactos?
  • Crear contenido digital. Generar y editar material en distintos formatos (foto, vídeos, etc.). Por ejemplo, ¿sabes hacer fotos y vídeos con tu teléfono móvil?
  • Protección de dispositivos. Ser capaz de proteger tus dispositivos electrónicos de amenazas. Por ejemplo, ¿utilizas antivirus para proteger tu ordenador o móvil de posibles ataques? ¿Sabes cómo instalarlo?

Estas competencias son solo una pequeña muestra de las infinitas posibilidades que pone a tu disposición la tecnología. Adaptarlas y utilizarlas en tu vida, así como saber hacer un uso responsable de ellas es una necesidad imprescindible en la sociedad actual.

Cómo adquirir unas competencias digitales básicas

Ya sabemos cuáles son las competencias digitales básicas que debemos conocer Para adquirirlas, la principal herramienta a tu disposición es la formación, ya que el conocimiento y estudio de una materia es siempre la mejor manera de conocerla. Por eso, te invitamos a seguir formándote para estar al día de lo último en tecnología.

A través de nuestro portal de formación online gratuito ponemos a tu disposición un amplio catálogo de cursos enfocados a mejorar las habilidades digitales. Si no sabes por dónde empezar, no te preocupes, puedes realizar primero nuestro test de competencias digitales para comprobar cuál es tu nivel de partida y saber qué formación es más adecuada para ti.