Términos informáticos que debes concoer

10 términos informáticos que debes conocer

¿Cuántas veces has navegado por internet y has visto términos informáticos (la mayoría de veces en inglés) que no sabes lo que significan? En la sociedad digital en la que vivimos es fundamental tener una serie de conocimientos básicos sobre estos términos, pues los encontramos en nuestro día a día en multitud de situaciones cotidianas. Su entendimiento te ayudará a tener una mayor soltura en el mundo online, necesaria para comunicarte en el contexto actual de las tecnologías digitales.

Hoy queremos ayudarte a entender un poco mejor las peculiaridades del lenguaje informático. ¡Toma nota de estos términos!

Diccionario de términos informáticos más frecuentes

Existen miles de términos informáticos y expresiones utilizadas en el mundo online para hacer referencia a procesos informáticos. Hemos seleccionado los diez más básicos que toda persona debe conocer para poder relacionarse sin problemas en el mundo digital. Veámoslos.

  1. Software. Son los distintos programas que permiten a un ordenador poder realizar determinadas tareas, los que instalas en él. Sin el software los ordenadores serían inútiles. Por ejemplo, existen software de navegadores de Internet (como Chrome o Mozilla Firefox); software de sistema operativo (Windows, Mac, Android), etc. Las aplicaciones que descargas en tu teléfono móvil también son un software.
  2. Hardware. Si el software es toda la parte interna que no podemos tocar, el hardware es el soporte físico del ordenador, es decir, aquello que es tangible: teclado, pantalla, disco duro, etc. El software y el hardware unidos forman lo que sería el sistema informático. Ambos son imprescindibles para que un ordenador pueda funcionar.
  3. Cookies. Un término que vemos a diario, cada vez que entramos en una web. Cuando hacemos una visita a una determinada página en Internet, esta almacena y envía información a nuestro navegador, con el objetivo de mejorar y optimizar la experiencia de usuario. Por ejemplo, cuando entras en una página web de una tienda de ropa y has creado una cuenta introduciendo un usuario y contraseña, las cookies almacenan esa información para que, cuando vuelvas a entrar en ella, no tengas que volver a iniciar sesión, pues la página recordará tus datos de acceso. Las cookies también se utilizan para mostrar información de interés durante la navegación. Siguiendo con el ejemplo de la tienda de ropa online, si has realizado una compra, cuando vuelvas a acceder a esa página web, te aparecerá un listado de “productos recomendados para ti”, basados en tus preferencias o en las búsquedas que has realizado anteriormente en esa tienda. 
  4. Memoria caché. Es una memoria a la que tiene acceso directo el procesador del ordenador, en la que se guardan los datos que más se utilizan, para poder acceder a ellos de forma más rápida.  Por ejemplo, si abrimos un archivo o programa en nuestro ordenador, se crea un registro en la memoria caché de tal forma que, la próxima vez que queramos abrirlo, el procesador del ordenador buscará antes ahí que en el disco duro, haciendo que la búsqueda sea más inmediata.
  5. Memoria RAM. Es la memoria principal de un dispositivo, aquella que almacena los datos de los programas que se utilizan en cada momento. Por tanto, los datos se guardan de forma temporal, solo mientras estés haciendo uso de un programa concreto. Es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando compramos un ordenador o teléfono móvil, pues de la capacidad que tenga la memoria RAM dependerá la velocidad y el rendimiento de los programas o aplicaciones que puedas gestionar a la vez. Por ejemplo: navegar por varias páginas web, ver un vídeo de YouTube, tener abierto un programa de edición de vídeo…
  6. Virus informáticos. El término genérico para referirse a ellos es malware, aunque existen multitud de palabras para designar a cada uno de ellos, según del tipo que sean: adware, spam, phishing, spyware o ransomware, etc. Los virus informáticos son programas maliciosos que se instalan en nuestros dispositivos tecnológicos (ordenador o móvil) sin consentimiento, pudiendo afectar a ellos de distintas formas: evitando su correcto funcionamiento, borrando archivos e información, robando datos, etc. Es importante saber detectarlos para proteger a nuestros dispositivos de posibles ataques. La mejor forma de evitarlos es instalar un antivirus en el ordenador, así como evitar abrir correos electrónicos con archivos adjuntos si no conocemos el remitente o descargar programas de páginas web no oficiales.
  1. Dirección IP.  Existen dos tipos de IP:
  • IP públicas. Es una dirección única que te asigna la empresa con la que tengas contratado el acceso a Internet. Es decir, es como una especie de carné de identidad que sirve para saber quién es quién dentro de Internet. Sin ella, no puedes navegar por la red. Si necesitas saber cuál es tu IP pública, existen páginas muy útiles que te la muestran como CualEsMiIP.com
  • IP privadas. Las que utilizamos en casa, se crean cada vez que conectas un dispositivo a tu red WiFi. Cada uno de los aparatos conectados (móvil, impresora, ordenador, etc.) tiene una IP propia.
  1. Router. Ese aparato que tenemos en casa y que nos permite tener conexión a Internet. Se trata de un aparato que permite conectar dispositivos tecnológicos en el marco de una red. Este proyecta una señal WiFi, haciendo que distintos aparatos se conecten a Internet.
  2. Memoria USB. Es un dispositivo que permite almacenar datos en su interior y que se puede conectar a cualquier aparato tecnológico que tenga un puerto USB (espacio específico para introducirlo). Las memorias USB, también conocidas como pen drive, permiten transportar pesados archivos y traspasarlos de unos dispositivos a otro. Por ejemplo, puedes guardar fotografías de tu ordenador y pasarlas al de otra persona.
  3. HDMI. Forma de conexión que permite (mediante un cable) transmitir audio y vídeo de un dispositivo a otro. Para poder hacerlo, ambos deben tener una entrada de conexión apta para ese tipo de cable específico. De esta forma se puede, por ejemplo, reproducir una película en un ordenador portátil y verla en la televisión, enchufando ambos lados del cable, cada uno en uno de los dispositivos.

Ahora que ya conoces un poco más sobre el lenguaje informático básico, tu experiencia en Internet será mucho más satisfactoria. Si quieres ampliar tus conocimientos sobre este tema te invitamos a leer nuestro artículo “Vocabulario digital: un glosario que te ayudará a entender mejor a los adolescentes”.